{It's just an I.D}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{It's just an I.D}

Mensaje por Christophe Bonnefoy el Vie Feb 14, 2014 10:22 pm


Christophe Bonnefoy


★ "No dependas de los fantasmas del pasado." ★

●Nombre: Christophe Bonnefoy.
●Edad: 22 años.
●Fecha de nacimiento: 14 de Julio 1991.
●Empleo: Enfermero.
●Orientación sexual: Demisexual.
●Sexo: Masculino.



Descripción Física

Christophe pudiese considerarse como un hombre atractivo, sin embargo si pusiera un poco de empeño por su imagen. Mide entre el 1.73 y el 1.75 metros, de complexión media, hombros anchos, porte casi elegante, si le importara un poco. Con facciones varoniles que le agregan puntos positivos y que contrastan con su imagen desaliñada.

Su cabello es rubio, sin brillo alguno, "arreglado" en una especie de melena hasta los hombros, conservando un patético rastro de lo que alguna vez fue un cabello ondulado y brillante, algo "marica" según sus propias palabras que no pensaba en cargar el resto de sus días. Lo suele sujetar en una coleta baja pero sin ninguna decoración.

Sus ojos, dos inexpresivos zafiros escondidos en un antifaz "natural" y “decorados” con bolsas de cansancio debajo de ellos. Su tez es morena, siendo pigmentada por los rayos solares y su larga exposición a ellos.

Suele utilizar una barba completa descuidada que aparenta a la que sale después de las 6:00 pm.

Viste de colores opacos y algo tristes, con camisas de manga larga siempre remangadas en sus brazos, normalmente de color morado, pantalones de tonalidades grises y negras, algunas veces con un saco que logre hacer juego con su vestimenta y los mismos zapatos de color negro.



Descripción psicológica

Si se pudiera describir a Christophe en una sola palabra sería casi un milagro el lograrlo, puesto que incluso el mismo llega a contradecirse.
Es una persona que raya en lo amargado, pasando por lo sínico y voluble.

Suele ser callado y poco amigable, es misántropo cosa que contrasta con su profesión. Suele odiar muchas cosas y calificarlas como "fastidiosas", "no prácticas", "ridículas" y un sin fin de adjetivos negativos.

“Odia” todo lo que tenga que ver con sentimientos hacia los humanos, sobre todo se considera un enemigo natural del amor romántico. Detesta el coqueteo, descalifica las relaciones sentimentales y le es completamente indiferente al sexo.

Es solitario y sarcástico. Pero hasta la persona con más repulsiones y poca simpatía a su exterior tiene una que otra virtud. Es bastante inteligente, tiene una facilidad con la palabra; un seductor natural que el mismo ha reprimido con sus disgustos hacia la gente.

Gustos:
Disgustos:
Manías:
Fobias y Debilidades:



Antecedentes Históricos

Nacido en la capital de Francia, en una familia de clase social media-alta. Christophe fue el único hijo de un matrimonio poco funcional. Su padre murió envenenado durante la cena de un 14 de Julio, cuando había cumplido apenas 3 años. Su madre salió como inocente y la culpable según el testimonio era la sirvienta quien puso un poco de veneno de ratas en la copa de vino del hombre de aquella casa. Poco se pudo comprobar de ello.

Vivió cómodamente, tenía lo que deseaba en el momento en que su capricho lo dictaba, más la atención de su madre jamás fue algo que pudiera pedir.

No obtenía maltratos, ni gritos o regaños, sus travesuras jamás surgieron efecto, sus logros no fueron premiados, sus errores nunca fueron exhibidos; su madre simplemente lo ignoro gran parte de su vida.

Sin embargo, una vida sin alguna emoción aparente logro simplemente aburrir al pequeño francés. Al principio, quizá, le dolía, el no ser lo más importante para alguien, sin embargo con el tiempo aprendió que bloquear sus sentimientos era lo mejor.

No tenía amigos, ni se interesaba en ello, prefería tomar un libro y leerlo o por lo menos hojear entre sus dibujos, las aventuras que eran ¿emocionantes? ¿Nuevas? le llenaban de ¿alegría?, lo único que sabía era que en su imaginación todo estaba mucho mejor.

Al menos eso sentía en sus años de escolar, si es que se le podía denominar a alguien que estudiaba en su casa. No tenía contacto con otra persona de su edad, nadie más aparte que las sirvientas, el tutor y el tul del vestido favorito de su madre cuando por error pasaba a su lado.

Cuando cumplió 7 su madre se volvió a casar, esa vez recordaba, lo habían arreglado, sus risos rubios fueron  acomodados y usaba un pequeño traje que en vez de pantalones tenía un short. Ese día, su madre lo había tomado en brazos y le marco un enorme y rojo beso en la mejilla, alegando que era la mujer más feliz de toda Europa. Christophe pensó que ella se había confundido.

Su padrastro era una persona gentil, agradable, se enorgullecía de haber nacido en Francia, un correcto alto funcionario del gobierno...

Una maldita fachada que solo dejaba ver al verdadero monstro que era, Que había corrompido al pequeño niño. Acciones que llegaron hacer odiar a ambos, tanto al padrastro como a sí mismo, por no gritar, por no detenerlo.

Cinco años pasaron para que el ahora jovencito pudiera salir más allá del jardín delantero, aunque la verdad a nadie le hubiese importado que a los 7 se escapara de la casa donde vivía, porque no podía llamarlo hogar.

Alguien se mudaba a un lado de su casa, eso despertó un poco de interés en el joven de 12 años, una de esas cosas que jamás había visto ni experimentado.
Había visto a un hombre alto hablar con otro, mientras un niño de dudoso color de cabello y pecas en el rostro se sentaba en los escalones de la casa. Christophe por primera vez sintió algo hacia otra persona: repelús. Aquel chico parecía un macabro muñeco, uno muy pequeño, quizá hecho de porcelana.

Esa había sido la única vez en un par de meses que lo vio, al parecer en esa casa nadie salía de ahí ni entraba, como si estuviera abandonada.

Una noche escuchó a una de las sirvientas platicar con otra, al parecer el dueño de la casa adjunta buscaba alguien que cuidara de su pequeño, que aunque la paga sonara considerable el niño no parecía muy confiable y daba miedo a los demás. Y aunque el interés por las personas jamás había sido lo suyo, Christophe necesitaba salir de ese infierno en el que rara vez se le permitía dormir.

Y así, al día siguiente, a las 3:00 de la tarde se hizo cargo del pequeño Oliver...un niño extraño, con raros pasatiempos que era mejor tenerlo de aliado que de enemigo.

Sin embargo su tiempo con él se limitaba a darle de comer, revisarle los deberes, rechazarlo e ignorarlo hasta las 11:00 pm. Porque ¿Que podía saber el francés de procurar a alguien si el había crecido de esa manera?
Y aunque Oliver no le daba confianza del todo existía algo que le gustaba de él: su idioma. El cual aprendió rápido para comunicarse lo necesario con el chico.

Tres años "cuidándolo", soportando su dulce y pegajosa personalidad. Hasta que un buen día todo termino. Intento hacer más contacto con personas, pero solo le provoco una fobia y odio a ellos...

Cuando cumplió los 16 su madre y su padrastro habían muerto en un accidente de carretera. Fue el año en el que Christophe pudo dormir como cualquier otra persona.

Pero aunque su clase era media alta, tuvo que trabajar para sacar adelante sus estudios, se hizo responsable de sí mismo a un 100%. Se dio cuenta que los enfermos eran más sencillos de entender que una persona "completamente sana". Lo había descubierto cuando comenzó a trabaja de ayudante en un hospital. Veía a las y los enfermeras y doctores trabajar con sus pacientes. Atendiendo y cuidando de ellos.

No tarde mucho en decidir que estudiar, quería ser, aunque a muchos le parecía un tanto patético, un enfermero... porque sabía que aunque pareciera que tuvieran humanidad eran fuertes y hacían de tripas corazón. Un doctor era más con la enfermedad, pero Christophe ya no quería, inconscientemente, una vida lejana a los demás, quería hacer algo "bueno" para limpiar sus errores que traía consigo.

Sin embargo, por su perfil y carácter, a lo que más podía adaptarse era a la vida dentro de un psiquiátrico, donde los trabajadores eran más fríos y fuertes. Donde tenías que tener la cabeza en su lugar ante tanta impresión. Simplemente el francés no lo dudo. A los 18 años comenzó con su carrera y especialización.

Terminando a los 22 años, como el mejor de su generación. Viajo al Reino Unido, en busca de trabajo...encontrándolo en un psiquiátrico de Escocia.



Otros Datos

★Otros datos:
■Ciudad de providencia: Paris, Francia
■Estado civil: Soltero

■Gustos:
*Fumar
*La literatura
*El café
*La ópera y música clásica
*Los sabores amargos y agrios
*Su profesión


■Disgustos:
*El francés: a diferencia de cualquier otro nativo de su país que se sentiría completamente orgulloso de su idioma, Christophe lo aborrece, prefiriendo por mucho el uso del inglés o el alemán, por no ser idiomas romances ni que estén vinculados con el "romanticismo putrefacto" de los galantes literarios.

*El vino
*El amor romántico
*Las personas
*Su profesión

■Enfermedades:
*Hasta el momento ninguna. Pero si uno que otro trauma.

■Virtudes:
*La inteligencia y la facilidad de su palabra, así como la galantería que llega a tener.

■Defectos:
*Muchos como para puntualizar uno a uno.

◇Más datos: 2p!Francia - Fandom Axis Powers Hetalia - Francia / Francis Bonnefoy.

"O ríes, o lloras"
Creado por Frozen •

Christophe Bonnefoy
Empleado
Empleado

Mensajes : 10
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {It's just an I.D}

Mensaje por Garry de Fazio el Dom Feb 16, 2014 9:37 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
En los registros una vez puesto en la lista, se te asignara tu COLOR

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Se cierra la Ficha
Gracias por Unirte a AsylumMadness

Garry de Fazio
Empleado
Empleado

Mensajes : 181

Ver perfil de usuario http://asylummadness.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.